Nino de los Reyes, primer bailaor flamenco en ganar un Grammy

Nino de los Reyes, primer bailaor flamenco en ganar un Grammy

ENTREVISTA A NINO DE LOS REYES

 

Por Pablo San Nicasio (Redacción Villa Rosa)

Curiosísima es la historia de este bailaor. Nacido en Boston y siempre a caballo entre Madrid y los Estados Unidos, la vida artística de Nino de los Reyes tiene parada estas fechas en Los Ángeles. Y, además, nada menos que tras poner a sus pies a todo eso que llaman “stablishment” porque su papel en el trabajo “Antidote” de Chick Corea le ha valido un Grammy. El primer bailaor en conseguir algo semejante. Disco coral en el que este bailaor hace mucho más que una pincelada

“Me da pena comprobar cómo el flamenco se valora tanto fuera y tan poco en España”

Primer bailaor en ganar un Grammy, woooow

“La verdad es que sí. Eso es lo que cuentan. Imagino que tendrán razón… (Risas) tengo bastante participación, en cuatro temas, y luego haciendo palmas, coros. No es una pincelada como a veces sucede con la participación de los bailaores. Estuve como un músico más en “The Spanish Heart”, el grupo de Chick Corea.  Y fue algo que tuvo continuidad, en giras por Europa, en festivales de jazz, etc.”

Sois una banda extraordinaria: Carlitos del Puerto, Marcus Gilmore, Jorge Pardo, Steve Davis, Michael Rodríguez, Luisito Quintero, Niño Josele, Rubén Blades, Gayle Morán Corea y María Bianca. Buenos ingredientes.

“Sí, impresionante. Poder compartir con ellos grabaciones, giras, etc. Absorbiendo. Yo conocí a Chick gracias a Jorge Pardo, que me dijo que en una grabación en el hotel Palace de Madrid iban a grabar una jam con el maestro Corea. Y el manager dijo que quería trabajar conmigo. Todo fue tras la grabación en el hotel y en Casa Patas, donde también hubo una especie de jam session. Y de ahí todo bastante rodado. Estuvimos un tiempo en Nueva York. Hicimos conciertos en el Madison Square Garden y de ahí a empezar a darle vueltas al disco. Casi cinco años desde que comenzó todo”.

¿Cómo es trabajar con el maestro?

“Es una experiencia tremenda. Lo único que trato de hacer cuando estoy con él es absorber. Es un hombre de una generosidad impresionante. En la ceremonia nos subió al escenario, nos llevó a todas las entrevistas. Siempre tuvo presente al grupo, que podía no haberlo hecho y sin embargo lo hacía. Fíjate que yo llevaba un cuaderno para apuntar cosas que decía. Frases. Sentencias. Y es que nunca dejaré de valorar cómo comenzó a trabajar conmigo. De un momento a otro. No tuvo reparos en guiarse por su instinto. Fue libre. Vio algo que le encajaba y tiró de él. Una persona que ha grabado noventa y nueve discos, que tiene veinticuatro Grammys…”.

¿Hubo muchas alusiones a Paco de Lucía?

“Todo el rato. Se enamoró del flamenco a través de Paco, así que en todo momento estaba presente. Normal”.

¿Sabe de baile Chick Corea?

Sabía lo que quería. Antes había trabajado con bailarines e incluso con flamencos que bailan como Tomasito. Pero instintivamente vio que mi baile le encajaba. Y no sólo para un detallito, él buscaba un bailaor como un músico más. Y te diré más. El día de la grabación insistió en decirme: Nino, haz lo que quieras, lo que te surja, sé libre”.

¿Trastoca tus planes esto en el sentido de seguir con la banda, ampliar discos y proyectos o sigues ahora otro camino?

“No se puede decir que esto trastoque nada, al contrario, debe servir para relanzar una carrera, abrir nuevas veredas”.

¿Cómo van “Origen”, “Inside” y “Tierra”? ¿Por separado y uno más pujante que otros o al tiempo?

“Los llevo por separado. Acabo de estrenar “Tierra” aunque es complicado tirar tú solo. Me gustaría desarrollar un poquito más lo mío. Espero que esto sea un impulso para poder expresarme yo. Tengo ideas que quiero desarrollar y además estoy en un buen momento, feliz en todos los aspectos. Pero es difícil entrar en festivales. Soy independiente y no tengo una gran agencia detrás. Hoy con las redes sociales es muy difícil estar en todo. Nos gusta meternos en estudios, componer, producir… y si estamos en mil líos perdemos el tiempo si tenemos que fijarnos en redes, contrataciones, logísticas…”

“La vida te tiene preparados unos rumbos que ni te esperas, o que aunque los busques, no acabas muchas veces de creértelos”

¿Dónde está viviendo ahora Nino de los Reyes?

“Ahora mismo, mientras hablamos, en Los Ángeles, pero asentado en Guadalajara, en México. Estoy allí porque mi mujer lleva una escuela de baile tras el fallecimiento de su madre y estamos ahora allí volcados con todo. Y muy a gusto, tengo un estudio en casa, tiempo para mí. Y claro, con la maleta entre Estados Unidos, España y México”.

¿Crees fundamental tu buen manejo del terreno y la personalidad del norteamericano a la hora de defenderte con estos musicazos?

“Puede haber influido. Quizá todos los astros se han juntado, hasta en eso. El trabajo de mi infancia se ha enfocado también mucho en el jazz y mira, al final se junta todo y lo que uno visualiza, llega. La vida te tiene preparados unos rumbos que ni te esperas, o que aunque los busques, no acabas muchas veces de creértelos”.

¿Cómo está el trabajo por allá?

Bueno, en Estados Unidos creo que son muy agradecidos con la cultura en general. Se valora mucho al artista, algo que en España no se da. En España en general hay grandes artistas, punteros a nivel mundial y se tienen que ir fuera para desarrollarse en ese ámbito. Es algo muy llamativo ver en Boston un puente, por ejemplo, el más importante de la ciudad, y preguntando te enteras que es de un arquitecto español. Me encanta venir acá a EEUU, pero a la vez me da pena tener que salir para comprobar como a los músicos, a los cocineros, a los arquitectos, y así hasta el infinito, de los españoles, se le acabe valorando fuera.

Y México, por su parte, es un país riquísimo. Con una comunidad flamenca muy grande. En cada ciudad hay cuatro o cinco escuelas. Esta escuela de mi mujer tiene nada menos que 65 años. Son tres generaciones de bailaoras. Hay mucho nivel. Carmen Amaya, no lo olvidemos, recaló mucho tiempo acá.”

 

 

 

Sin comentarios

Publicar Comentario

Síguenos en: