Abran paso, o ellos se lo abrirán a base de tacones

Abran paso, o ellos se lo abrirán a base de tacones

 

FINAL DEL CONCURSO DE BAILE FLAMENCO “VILLA ROSA” 2019

Abran paso, o ellos se lo abrirán a base de tacones


 

Intensa, como cada año, fue la final del cada vez más prestigioso concurso de baile flamenco “Villa Rosa”. La octava edición tuvo como finalistas en la noche del 1 de diciembre de 2019 a la gaditana de El Puerto de Santa María Aitana de los Reyes,  la malagueña Sandra Cisneros, el brasileño Gabriel Matías y al cordobés Manuel Jiménez.

Flamenco en Villa Rosa.

Manuel Jiménez.

Y fue este último el que se llevó el gato al agua. O, mejor dicho, el primer premio y la mención del público. Nada menos que 1000 euros fueron a parar a este bailaor cordobés de ímpetu y personalísimo saber estar sobre las tablas que ya deslumbró horas antes en su semifinal marcándose una estupenda  soleá. Cordobés de raza ¡¡ah!! y de tan sólo 22 años de edad.

Fue su actuación en la final la que quizá más caló por su presencia escénica y gran poder de transmisión, tanto al jurado como al público. Había Manuel también entre número y número, entre compás, entre silencio y escobilla, entre marcajes. Llenó todas sus alegrías más que ninguno. Emocionado, llanto incesante incluido, recibió sus dos galardones. Confesó el cordobés que en sus sueños estaba siempre bailar y triunfar en una meca del flamenco como es “Villa Rosa”. Mucha suerte, Manuel. Y cuidado con lo que sueñas que… ya lo ves.

 

Gabriel Matías.

Sandra Cisneros.

El segundo premio, de 500 euros, fue compartido. El brasileño Gabriel Matías (cómo está últimamente Latinoamérica de flamenca) y la malagueña Sandra Cisneros coparon el segundo peldaño del podio. Curiosamente, todos los galardonados pensaron su final por alegrías. Lo cual sirvió mejor que ninguna otra circunstancia para la comparativa final dentro de un gran nivel.

Tanto Sandra como Gabriel se mostraron técnicamente muy solventes. Con la intensidad suficiente para que ninguno destacara por encima del otro. Lo que en una fue apostar por la complejidad de la bata de cola tras su taranto de semifinales, el otro no bajó de una contundencia posiblemente superior a la de sus tres competidores, algo que ya se comprobó en su soleá de la semifinal.

 

Cabe destacar también a la cuarta finalista, la jovencísima Aitana de los Reyes, que con tan sólo 20 años perfumó sus bailes con jondura y gran flamencura calé interpretando en la final bulería por soleá. Fue sin duda una tremenda y dignísima finalista que invita a no perderla de vista.

Aitana de los Reyes.

Todos ellos serán contratados en el Tablao “Villa Rosa”, lo cual aumenta el valor de este concurso. Iniciativa fuertemente aplaudida entre los presentes.

 

Final en la que los compañeros se jalearon y dieron palmas. Solidaridad que se sumó al imponente de nivel de guitarristas, cantaores y palmeros. A saber: Manuel de la Nina, Ismael de la Rosa “El Bola”, Pino Losada, Yerai Cortés, Salomé Ramírez, Águeda Saavedra, Saray García, Paca Rodríguez, María Reyes, Daniel Ramos, Marina Perea. No son nombres sin más, apúntenlos para el porvenir de este arte.

 

Previamente, en las semifinales vimos también a Carmen Young por seguiriyas, Paula Salazar por alegrías, Lucas “El Luco” por soleá por bulerías y a Carmen Moreno en una bulería por soleá.

Carmen Young.

Paula Salazar.

Carmen Moreno.

Lucas «El Luco»

De nuevo un éxito en lo artístico, con un gran nivel y una estupenda acogida de público y profesionales.

Nuestro agradecimiento a Begoña Cervera por el calzado profesional que les brinda a los ganadores y como no a artistas colaboradores: palmeros, a Pino Losada y Yerai Cortés (guitarristas oficiales) , a Manuel de la Nina e Ismael de la Rosa “El Bola” que se salieron del mapa con sus voces (cantaores oficiales), a los fotógrafos Paco Manzano, Javier Enrique Fernández y Rafael Manjavacas, a todos los participantes y a nuestro gran jurado. Ese que lo tuvo muy difícil y que contó con Jonatan Miró, Isabel Bayón, Rubén Olmo y Concha Jareño como integrantes.

Foto de familia tras la entrega de premios.

 

Nota destacada fue que en la final, entre el público, estuvieron presentes los integrantes de la compañía rusa de danza “Igor Moyseyev” con Elena A.  Schcherbakova, su directora artística y artista de honor en Rusia, a la cabeza. Al día siguiente actuaban en el Teatro Real y quisieron añadir el premio de unas entradas para su función para Manuel Jiménez. En “Villa Rosa” cargaron las pilas.

 

YA ESTAMOS PENSANDO EN EL AÑO QUE VIENE. ¡¡VIVA EL VILLA ROSA Y SUS ARTISTAS!!

 

REDACCIÓN VILLA ROSA 

 

Sin comentarios

Publicar Comentario

Síguenos en: